ABACOenRed

Loading...

miércoles, 29 de junio de 2011

El poder y su contribución al bienSER

DIPLOMADO INTERNACIONALEN FACILITACION Y ACOMPAÑAMIENTO OPORTUNO DE PROCESOS DE APRENDIZAJE – I Edición
Profesor: Dr. Herman Van de Velde

Título del Ensayo: El Poder y su contribución al BienSER

Walter Aguilar Maldonado
26.06.11

I.          Introducción
Siendo la Pedagogía del SER una propuesta metodológica centrada profundamente en una perspectiva humanizadora que busca que la persona sea participante activo, constructivo y creativo en la transformación de sí mismo y de su entorno social económico y político para el logro tanto de su bienESTAR personal y social; considero importante abordar cómo el Poder contribuye a ello.
En ese sentido el presente trabajo tiene como finalidad analizar la importancia del Poder en la construcción del PODER SER y en su aporte al logro del BienSER, para ello el tema es abordado de manera sencilla y práctica y siguiendo una secuencia lógica donde en primer lugar se analiza el Poder como procesos que conlleva a construir el PODER SER, en segundo lugar; el cómo la facilitación de procesos de aprendizaje tiene una responsabilidad de trabajar el Poder dado que es una vía necesaria para desarrollar y fortalecer el BienSER y, finalmente; el porqué el Poder Compartido es una forma de poder que contribuye directamente al BienSER personal y social e incide en el BienESTAR de la sociedad en su conjunto.
II.          Desarrollo

1.       El PODER como Proceso hacia un PODER SER
Me llamó mucho la atención en el énfasis que se hace sobre la importancia del PODER como elemento clave en el proceso de construcción, creación y transformación del entorno y de uno mismo en la perspectiva de alcanzar el bien SER. Esto condujo a preguntarme dos aspectos que considero son relevantes para su mejor entendimiento: qué significa la palabra “PODER” y, por qué el desafío está en  orientar el PODER como proceso hacia un PODER SER.

En primer lugar, presento tres definiciones simples de “PODER” que considero ayudan a entender su naturaleza y función en la construcción del PODER SER:
·         "Poder"[1], significa literalmente "la fuerza de ser capaz de".
·         “Poder”[2], es un juicio sobre la capacidad de generar acciones. El juicio tomará la forma de una comparación entre capacidades diferentes (por ejemplo, "más poder" o "menos poder").
·         “Poder (Max Weber[3]), significa la probabilidad de imponer la propia voluntad en una relación social, incluso contra toda resistencia y cualquiera que sea el fundamento de esta probabilidad”.

Lo esencial de todas estas definiciones de PODER es que aluden al ejercicio de nuestra capacidad en la interacción con otros/as, es decir; en nuestras relaciones sociales. Por tanto, en cuanto ser individual y social en nuestras manos está la posibilidad de influir en la dinámica de vida de las personas y de nuestra sociedad; de marcar, construir y cambiar su futuro. De allí la importancia de ser plenamente conscientes del poder que cada uno tiene como persona y como colectivo y, la obligación de reflexionar siempre en el cómo y desde donde lo ejercemos.

A  partir del conocimiento de estas definiciones, también es posible darse cuenta que cualquier tipo de interacción o relación social implica una relación de poder, es decir; permanentemente estamos experimentando y conviviendo en un contexto de ejercicio del poder y, es allí; donde se hacen evidentes las formas y maneras de cómo expresamos/experimentamos el poder, lo que traemos  como vivencia aprendida, como conocimiento adquirido; lo que en última instancia determina la manera cómo entendemos, vivenciamos y experimentamos nuestras relaciones personales y sociales.

En segundo lugar, es a partir del párrafo anterior cuando adquiere sentido, el reflexionar y buscar respuestas a la segunda pregunta planteada: Orientar el PODER como proceso hacia el Poder Ser.

Como punto de partida, es importante mencionar  que el Poder se adquiere, se aprende,  se desarrolla y se ejerce a lo largo de un proceso de interacción, de relacionamiento social, de participación activa y consciente, el Poder transita transversalmente, no está quieto en las personas, es allí; donde se va cuestionando, modelando, consolidando y creando su propio SER.

Es en este proceso, cuando día a día las  personas incrementan su capacidad de conocer, de saber, de hacer, de crear, de sentir, de vivir, de compartir, de amar, etc; van creciendo en el Poder Ser y haciéndose seres libres, los impulsa a ser auténticos y comprometidos con la transformación de su ser y de la sociedad.

En el contexto en que vivimos y dadas las diferentes maneras en que a lo largo de nuestra vida experimentamos el Poder, orientarlo y guiarlo hacia el Poder SER es complejo porque las personas y por ende la interacción entre ellas es compleja y requiere de mucha lucidez, paciencia, tolerancia, respeto, creatividad y convencimiento de que ello es imprescindible en el camino a construir y fortalecer la vida en democracia donde cada uno actúe y viva haciendo realidad la integridad de su condición de persona y ser humano, consciente de su rol para contribuir a la realización el otro/a

2.       El PODER en el marco de la Facilitación de Proceso de Construcción Colectiva de Oportunidades de Aprendizaje
Anteriormente he mencionado que las definiciones de Poder aluden al ejercicio de nuestra capacidad, pero además; que el Poder se adquiere, se aprende,  se desarrolla en el marco de un entorno y de intercambio/relacionamiento social.

Por otro lado, el entorno en el que actualmente se vive es un sistema político, económico y social excluyente, individualista, donde es más quien más tiene; donde el Poder que se ejerce es de dominación, explotación, coerción, sumisión, desinformación, manipulación; en general, es una relación de poder desigual que busca mantener el statu quo, que impone y no construye democracia.

Teniendo en cuenta estas dos situaciones y la definición de facilitación[4] que en general  empodera a las personas y sus colectivos para estar en capacidad de asumir sus propios procesos de desarrollo, es imprescindible que en el marco de un Proceso de Construcción Colectiva de Oportunidades de Aprendizaje, ésta trabaje el Poder desde una perspectiva inclusiva, donde se estimule las relaciones de poder positivos,  el poder creativo que abre puertas, desarrolla potencialidades y promueve acciones sin dominación; el poder compartido que analiza, busca soluciones conjuntas a los problemas; el poder desde nosotros mismos/as, desde nuestro propio ser  que desarrolle nuestras habilidades para resistir y vencer al poder dominante, impositivo y excluyente; que convoca y anima, que reconozca y respete las diferencias.

Es en este trabajo donde la facilitación realiza un trabajo político, porque promueve acciones para el bien común, porque empodera a las personas y sus colectivos desde la esencia de su propio ser, de donde sale la fuerza y el conocimiento para actuar y trabajar conjuntamente por el desarrollo y la democracia real.

Asimismo, la facilitación ayuda a las personas a trabajar el poder compartido como parte de un proceso transformador de actitudes individuales y colectivas, donde es posible caminar y construir juntos/as, donde es posible hacer realidad la vida en democracia, donde es posible vivir plenamente como seres humanos.

Ante toda esta necesidad cabe una pregunta: ¿Cuánta responsabilidad, capacidad e integridad les corresponde a los facilitadores/as en la implementación de procesos de aprendizaje donde el ejercicio de poder positivo o compartido sea una experiencia real, vivida coherentemente y consciente de su contribución en la formación de personas que apuesten y se comprometan con el cambio?

3.       El PODER COMPARTIDO, clave en el Camino hacia el BienSER
Explicitar el significado de Poder Compartido y el BienSER se hace necesario para entender la relación existente entre cada uno de ellos y la importancia de su articulación en la construcción de la Pedagogía del SER.

Por un lado, a partir de lo mencionado en el punto anterior, el Poder Compartido es el Poder Inclusivo que promueve y estimula relaciones de Poder Positivo; es decir; es un Poder que convoca, que abre puertas, que reconoce y respeta las diferencias;  es un Poder  desde nosotros mismos/as que desarrolla nuestras habilidades para participar de manera consciente, comprometida y responsable en la construcción, transformación y creación de nuestro propio ser individual y colectivo de cara a un mundo nuevo más humano y fraterno, donde todos/as nos desarrollemos integralmente y seamos capaces de convivir en y hacer realidad la vida en democracia. Este Poder Compartido es el Poder Para, el Poder con o entre, el Poder del Interior….es el Poder que nos hace fuertes y potencia la solidaridad.

Por otro lado, el BienSER es el sentirse pleno/a, satisfecho/a, realizado/a como un ser humano individual y a la vez social, es sentir la alegría y aceptación interior que invita a compartir y construir con otros/as; es contribuir y disfrutar del BienESTAR dado que juntos/as hicimos y hacemos que el entorno nos sea favorable, sea posible vivir en armonía y en condiciones  socioeconómicas de respeto a la dignidad del ser humano.

Con solo analizar ambas definiciones, es posible visualizar porqué el Poder Compartido es clave en el camino hacia el BienSER. En primer lugar, existe una relación dialéctica clara y profunda “El Poder Compartido es el medio que facilita el logro del Bien SER” y “El BienSER posibilita vivir plenamente el Poder Compartido”. En segundo lugar, el BienSER se logra  en la medida que el Poder Compartido posibilita apertura interior, comparte sentires, desarrolla habilidades y los articula en torno a una propuesta de cambio viable donde uno se realiza como persona y como colectivo. En tercer lugar, en el Poder Compartido existen elementos que fomentan el Desarrollo Humano y Comunitario que son base para el BienSER de cara al BienESTAR. Finalmente, conforme el Poder Compartido va empoderándose de nuestro SER también va haciendo desaparecer la resistencia al  cambio, las actitudes de dominación y va reduciendo la probabilidad de imponer nuestra voluntad, dando paso a actitudes que integran y fortalecen el BienSER haciéndoles personas conscientes de su individualidad pero también reconociéndose sujetos sociales llamado a participar en el mundo caminando y trabajando junto a otros/as buscando alternativas que incidan en el desarrollo pleno de lo  colectivo….haciendo realidad la democracia real.    

III.          Conclusiones

·         Reconocer la necesidad de  trabajar el tema del PODER dado que es clave para el desarrollo de relaciones humanas y sociales saludables, porque en ella se pone en juego la posibilidad real de crecer y fortalecerse en el Poder SER y hacer más amplia el desarrollo de personas y colectivos íntegros, conscientes y luchadores por la vida en democracia.

·         En la medida en que el Poder se adquiere, se aprende y se desarrolla a lo largo de nuestra experiencia de vida es importante incidir en que éste sea un Poder para Conocer, para saber, para hacer, para crear. En general, que desarrolle habilidades para la vida y que la realización de la persona está holísticamente relacionada con la realización de las/os demás que conlleva a la realización de una comunidad o país.

·         La facilitación en cualquier proceso de aprendizaje tiene una responsabilidad vital en cuanto al trabajo y manejo del Poder. Es un trabajo de hilar fino que pasa en primer lugar por ser consciente de su complejidad y por tanto implementar los medios apropiados para que el ejercicio de su poder sea experimentado y reconocido por los/as otros/as  como un poder horizontal, que genera confianza, respeto, libertad e invita a la participación responsable para ir al encuentro del otro/a. No siempre es fácil, pero lo que nos mueve es el convencimiento de que es posible hacerlo realidad y el creer en la posibilidad de cambio y de realización de las personas como premisa fundamental.

·         La Pedagogía del BienSER tiene necesariamente como aliado al Poder Compartido y desarrolla con él una relación dialéctica. Es que si se busca ser seres plenos, satisfechos y realizados, es imprescindible trabajar el tema del Poder Compartido dado que a través de ello se genera sujetos individuales y sociales con amplitud de criterios y pensamiento lateral, con capacidades y habilidades para analizar sistémicamente y buscar soluciones conjuntas,   respetuosos de los otros/as, sensibles, etc. Todo ello contribuye en el crecimiento, desarrollo y fortalecimiento del BienSER de cara al BienEstar individual y social que se comprometen por la vida de los otros/as y por la convivencia en democracia.


[4] “Acción que promueve la construcción y renovación del saber en las/os participantes, por medio de procedimientos de intercambio y comunicación efectivos, que desde el análisis crítico, la reflexión, y la propuesta buscan generar cambios profundos en la definición de actitudes personales y colectivas y crear condiciones para una convivencia democrática integral”, SER: Una pedagogía concienciadora de poder compartido – Camino hacia un bienSER. Herman Van de Velde, Junio 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios...